Tildan en Congreso de torpes e incompetentes al secretario de Seguridad Pública y al Vocero

Tildan en Congreso de torpes e incompetentes al secretario de Seguridad Pública y al Vocero

Fernando Polanco Ochoa/IRZA

Chilpancingo, Gro., junio 15 de 2017 (IRZA).- La diputada María de Jesús Cisneros Martínez, del Partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), exigió a la Fiscalía General del Estado (FGE) esclarecer el asesinato de Eduardo Catarino Dircio.

En la sesión legislativa de este jueves, la legisladora condenó el crimen del extinto secretario del Colegio de Abogados y dirigente de Morena en el municipio de Tixtla, perpetrado presuntamente por elementos de la Policía Estatal.

En su intervención, Cisneros Martínez se unió a la pena e indignación que embarga a la familia, a la comunidad jurídica y a la sociedad de Guerrero, y demandó el esclarecimiento de los actos criminales que le arrebataron la vida y la seguridad a su familia.

Criticó además la “burda maniobra” de la FGE, que intentó presentar al abogado ante la opinión pública como “un sicario”, al “sembrarle” un arma junto a su cadáver, y exigió que se investiguen las circunstancias de tiempo, lugar y modo en que ocurrió el crimen, así como garantizar el genuino testimonio de la esposa del abogado acribillado, porque ella presenció los hechos.

Porque en su dicho “sostiene que fue asesinado por la espalda, boca abajo en el piso”, y que posteriormente, en una fotografía, el cuerpo “ya aparece boca arriba y con el arma sembrada”, abundó la diputada.

“Exhibe un proceder que podría ser recurrente en casos similares y que desde las autoridades o mandos superiores se solapen ejecuciones extrajudiciales”, dijo, y resaltó el “fracaso” del nuevo Sistema de Justicia Penal.

Porque ahora las autoridades estatales tuvieron la “monumental desfachatez” de anunciar que el arma “sembrada” ya no será parte de la investigación, como si eso “disminuyera el agravio a la honorabilidad” del abogado asesinado.

Agregó que si realmente “viviéramos en un Estado de Derecho”, el secretario de Seguridad Pública, Pedro Almazán Cervantes, y el vocero del Grupo de Coordinación Guerrero (GCG), Roberto Álvarez Heredia, ya habrían renunciado por ese caso.

“El primero, por incapaz de contener la ola de violencia que padece el estado, y el segundo por torpe e incompetente”, atizó.

Resaltó que el crimen del abogado Catarino Dircio duele porque fue honesto y exitoso en el ejercicio profesional del derecho y que dejó constancia de su capacidad. “Era un hombre comprometido con la democracia, con la justicia y con los movimientos sociales de Guerrero. Su crimen no debe quedar impune”, concluyó. (www.agenciairza.com)

Last modified onLunes, 19 Junio 2017 19:17
back to top