Ley de seguridad Interior

Ley de seguridad Interior

MIRADA INTERIOR*

¿De qué te escondes?

 Por: Isaías Alanís

La recién aprobada Ley de Seguridad Interior es una muestra del salto que tuvo que dar el estado fallido mexicano y buscar una salida al caos que impera en el territorio nacional implementado una ley contraria a los principios de la Constitución, en los artículos; 89, 129 y 21. Ahí se instituye que en tiempos de paz las fuerzas armadas no pueden realizar más tareas que las relacionadas con la disciplina militar y es competencia civil todo lo relacionado con el combate a la delincuencia. Este salto del estado fallido al estado militarizado tiene muchas lecturas, la primera la incapacidad del estado para garantizar la seguridad y la colusión de gobernadores, secretarios, presidentes municipales y policías de todos los niveles y ocasionalmente las fuerzas armadas con el crimen organizado. El ejercito tiene diez años en las calles y la violencia ha crecido exponencialmente y peligrosa para las propias instituciones. Otro factor es el de la presencia imparables de los Estados Unidos y de la canallada mexicana que sigue sus indicaciones expansionistas y dependencia económica y un tercer elemento, la partidocracia siniestra que se suma pese a que la ONU haanuncido que con esta ley, México va como el cangrejo.

Con las nuevas tecnología es sencillo espiar a luchadores sociales, magnates evasores de impuestos, militares gays, prelados pederastas y transacciones ilegales, desvíos de millones de miles de dólares de las arcas nacionales a bancos del exterior, con la ley de Seguridad interior, el espionaje le dará paso a la probable violación de garantías individuales y a darle machetazo al estado de derecho.

Ya no será necesario usar el Pegasus, con la nueva ley, las fuerzas policiales podrán doblegar una manifestación, allanar una sede partidista, meterse por la fuerza en una casa de luchadores sociales o delincuentes, abrir cerraduras y tener en las manos a los millones de mexicanos que usan telefonía móvil. Es una verdad real, estamos vigilados las veinticuatro horas del día desde nuestro móvil y ahora, con esta ley, las cosas se van a poner color de vibra óptica.

Los ricos encriptan sus celulares, utilizan sofisticadas redes pero si el estado con sus enormes tentáculos maneja mecanismos de control y de espionaje como el Pegasus, para garantizar un fuego amigo confiable o despedazar al contrincante político vía su vida personal; emplea otros medios para tapar las pillerías de tipos como Javidú y Lozoya Austin, en estos casos la famosa Ley no servirá de mucho.
Si la alianza estratégica para el 2018 ya hecho andar la maquinaria de control a través de las fuerzas armadas, será un grave error de cálculo político y de un enorme costo social. ¿Qué viene entonces una vez aprobada en el senado al Ley de Seguridad Interior?

 

¿DE QUE TE ESCONDES?

Para el ciudadano común, nosotros los de a pie, cuando mucho le ponemos una clave personal a nuestro teléfono, computadora y tableta. Eso ya no sirve de nada. Esposos infieles, esposas que “sanchan” a sus maridos, chavas que se van con el profesor de gimnasia, niños que le piden las nalgas a la maestra de inglés y les responde por mensaje de texto, wasap, correo electrónico, mensaje de voz, FaceBook, Instagram, todo ya está vigilado. Somos trasparentes como en la saga de Matrix. Es tan simple que solo basta con inocular el móvil de la persona a espiar y en segundos tener toda la información de llamadas, correos, mensajes de voz, de texto, Facebook, esto es cosa de niños si se emplea el sofware Mspy Mobile Spy

Además de todo verás la posición mediante el GPS cuando quieras, como quieras y a la hora que quieras, fotos y videos grabados en el móvil, visualizar los correos electrónicos, contactos y todo lo que se te antoje. Este software espía para iPhone, Android, BlackBerry y todos los demás Smartphone y móviles es sencillo de instalar y fácil de usar. ¿De qué te escondes? De qué sirve ponerle pasword a tu móvil, computadora, tableta? La mayoría de las veces con el año de nacimiento del hijo, el nombre al revés de la persona, el año de nacimiento, etc. Si en el macro universo de la red, es fácil hacerlo, ¿de que se valdrá el estado para mantener un control de ciudadanos que le hacen ruido al sistema?

Antes de que saliera la mentada ley, mi teléfono no tiene clave de acceso, igual mi computadora, estamos vigilados. Nadie se escapa. Es en verdad estúpido ponerle clave a tu móvil, incluyendo si cae en manos de la delincuencia que opera desde las cárceles o en una isla del Pacífico mediante una red de extorsión a través de los millones de teléfonos móviles que existen y de los cuáles tienen una base de datos completa. ¿De qué te escondes, entonces? El esposo “sanchador” con la secretaria ejecutiva, la gerente de ventas; y la esposa que a su vez lo “sancha” con el masajista, el chofer y el maestro de gimnasia. En el teléfono móvil esta tu vida en flor, abierta al tiempo y al espacio. No hay rincón donde puedas esconder el mejor recuerdo, es más, ha pasado de moda escribir cartas y diarios. Todo va al Facebook, es común ver como la gente pone en su muro la imagen del GPS con la posición y decir por ejemplo; “estoy triste, enfermo, solo, sola en Beirut o en Monclova”. ¿es otra señal en clave para que la amante, el hijo que huye, sepan el lugar donde poder encontrarse?

 Es inminente hacer una reflexión sobre la función de la Ley Interior no solo en cuanto a la preservación del orden y el regreso del país a la paz, sino el desorden que podrían causar hombres y mujeres adiestrados para cumplir órdenes. ¿Es vedad que un marino, sacó a la luz el monstruoso caso mediático de Frida Sofía, cansado y por un estado de súper estrés al saber que la niña no existía y que en el interior del edificio que se derrumbó durante el terremoto del 19S pasado, había niños muriéndose y que todo fue una farsa montada no solo para el rating, sino para beneficiar a un precandidato tricolor? El marino, ¿no aguantó callar y lo dio a conocer a la prensa que no estaba en complicidad con el montaje?

Con esta Mirada Interior se cierra el ciclo del 2017. Espero volver a escribir el próximo año que ya está a la vuelta de la página del tiempo. Nos leemos en el 2018. Felices fiestas decembrinas y de año nuevo.

 

back to top