LA TERMOELÉCTRICA: ¿EL REGRESO A BABEL?

LA TERMOELÉCTRICA: ¿EL REGRESO A BABEL?

MIRADA INTERIOR

(Primera parte)

Por Isaías Alanís

 

El peso de una consulta sobre la Termoeléctrica de Huexca, descarga una serie de equivocaciones por las que ha transitado este país. ¿La confusión es admonitoria de los tiempos por venir, se gesta una Babel de lenguajes en un estado como Morelos todavía rico en biodiversidad y recursos hídricos?

El caso ocupa a científicos, pueblos organizados y campesinos de Morelos, Puebla y Tlaxcala. La confusión del lenguaje, el de los políticos y el del pueblo, estriba en que los primeros, si entienden de que se está hablando, y los políticos no, y si lo saben, callan.

Los gobiernos de EPN, Graco Ramírez y Manuel Moreno Valle, gastaron enormes cantidades de recursos para que este proyecto, donde los lenguajes se contradicen, saliera a flote. Los pueblos organizados lo impidieron, y ahora el gobierno de la Cuarta Transformación pretende darle continuidad donde ¿los actuales políticos y pueblo, hablan distintos lenguajes?

Así respondió López Obrador: “Si en la consulta (23 y 24 de febrero) la gente dice no, es el pueblo el que manda, se queda la termoeléctrica como está; lo único que quiero es que todos actuemos con responsabilidad, que no digan que fue la decisión del presidente”. Y recalcó: “la planta parada cuesta 4 mil millones de pesos anuales, ( ) aunque griten, aunque haya gritos y sombrerazos, va a ser el pueblo el que va a decidir sobre este asunto, no quiero que me confundan, yo no soy corrupto, ni soy autoritario”.

 

Y para hablar el mismo idioma, basta con recordar el nacimiento de la Ciudad Industrial del Valle de Cuernavaca, proyecto hecho entre las patas, blindado con el señuelo de un desarrollo industria. Sin consultar a nadie se realizó y comenzó la debacle de la riqueza agrícola de Morelos. CIVAC, exterminó las aguas y contaminó, no solo la barranca de “Analco” y la “Gachupina” del pueblo de Jiutepec, siguiendo su loca carrera, los empresarios de las mas de cien empresas preferentemente químicas, tiraron durante años sus desperdicios tóxicos al Texcal de Tejalpa, ocasionando un daño irreparable a mantos freáticos y ríos subterráneos. Jiutepec es atravesado por una corriente que nace en Tepoztlán, cruza el Texcal y se incorpora a “Navajillas” la “Gachupina”, Las Fuentes y“El agua fría”, donde se junta con la barranca de Analco, que se contaminaron y son aguas muertas, matando flora y fauna. Continua su loca carrera a Emiliano Zapatay le parte su mauser al Río Agua Salada; Palo Blanco, canal de Agua Dulce y Roque; los manantiales “Palo Escrito” y la Sanguijuela, así como, los cauces de las barrancas de Tetecala y San Vicente que atraviesan la cabecera municipal. Y de pasadita corre el agua mala a Xochitepec y afecta los ríos Cuentepec y Apatlaco; El “Salado”, el Tlazala y Tolotepec.

CIVAC, la Babel industrial, mata un nicho agrícola de gran calado en Morelos y condena a ríos y manantiales a la extinción.

En la década de los setentas, la contaminación alertó a los campesinos de Jiutepec, Emiliano Zapata, Chiconcuac, Xochitepec, Santa Rosa Treinta, Tlaltizapán, entre otros pueblos. Los desechos comenzaron a aparecer en sus cultivos contaminando manantiales de agua potable.

Grupos de los primeros ambientalistas, pararon a la fábrica que tiraba sus desechos en los resumideros naturales del Texcal, pese a esa acción ciudadana el ecocidio a una zona agrícola está a la vista.

En 1990, un grupo de Campesinos de Tlaltizapán, acudieron al Palacio de Gobierno a denunciar la aparición de aguas fétidas en los manantiales de Temilpa viejo y Santa Isabel. Al hacer el recorrido, constatamos como aguas negras y pestilentes brotaban de esos manantiales que, según ellos, conocedores de la región, de no pararse llegaría a Las Estacas, en donde de pronto se les podría aparecer a buceadores el llamativo Pezcaca y seguir su curso bajo tierra y afectar ameyales, canales de distribución e impactar negativamente en una de las regiones agrícolas más importantes de la zona sur del estado. Cabe recordar que en ese entonces el río Yautepec, Tembembe y el Apatlaco de Jojutla ya estaban altamente contaminados, así como sus afluentes de Temixco y Xochitepec.

No recuerdo con exactitud que sucedió, pero la planta Tratadora de Aguas residuales ECACIV, de Jiutepec, inaugurada por José López Portillo, no funcionaba al cien por ciento.

Los resultados de esa equivocación en la Babel de los lenguajes, nos indica, qué, la termoeléctrica contaminará toda la cuenca hídrica del río “Cuautla”, que nace en los manantiales de Pazulco y riega las tierras de los pueblos de Apatlaco; Villa de Ayala alimentado por el río “Ayala”, que nace en los ojos de agua de Casasano y en la barranca de Xochimilcatzingo y recibe los derrames del Hospital, Anenecuilco, y se junta con el río “Cuautla”, fluye hacia el sur y pasa por Olintepec, y en Moyotepec recibe las aguas de la barranca de Ahuehueyo.

Continúa por la barranca de la “Cuera” en Tlayecac, sigue hacia el sur, pasa por Jaloxtoc, y aguas abajo continua el río “Cuautla” que tiene amplia hidrografía y que trae aguas desde Tetela del Volcán y se une a las barrancas de “Malpaso”, Tezongo y “Ortiz” en Tecomalco. ¿Cuántas miles de hectareas se irrigan con este río?

Ante la amenaza de la termoelecrtica ¿tienen o no razón los morelenses en pedir su cancelación? ¿Tienen o no razón los argumentos del presidente al mandarla a consulta?. Y como lo señaló Andrés López Obrador: entre ex presidentes y directores de CFE, se enquistó una mafia en el poder.  Ante el reclamo social, debe ordenar se haga una exahustiva investigación sobre la termoelectrica de origen española y denunciar a los ex Directores de la CFE, Francisco Rojas, Enrique Ochoa Reza y Jaime Francisco Hernández Martínez, si alguno de ellos recibió una millonada para echar a andar el PIM en Morelos con la anuencia de EPN, Graco y Manuel Moreno Valle, miembros de la mafia en el poder. No se trata de pelear, el punto es llegar a la cordura y que las confundiciones del lenguaje destraben un extraño caso de la Babel mexicana.

 

 

back to top