EL “DESTAPE” DE CARLOS REYES TORRES

EL “DESTAPE” DE CARLOS REYES TORRES

Epístolas Surianas

(Carta a Don Héctor)

De Julio Ayala Carlos

EL “DESTAPE” DE CARLOS REYES TORRES como precandidato del PRD a la gubernatura del estado, prácticamente con un año de anticipación, muestra en sí la lucha interna en ese partido, o lo que queda de él, entre las fracciones que lo apoyan, y la que encabeza el exalcalde de Acapulco, Evodio Velázquez, a quien la actual presidenta municipal lo señala de mañoso. Pero además, el destape del exlegislador Carlos Reyes es una reacción a la embestida del exedilporteño, de apoderarse del PRD, es decir, tanto de la dirigencia, como de las futuras candidaturas que estarán en juego en el 2021, desde las presidencias municipales, diputaciones locales, diputaciones federales, y la gubernatura del estado que pretende para él, porque supone que la merece, a pesar de que en el pasado reciente ni siquiera pudo reelegirse en el cargo como quería.

Y es que Evodio Velázquez, el “mañoso”, como lo dijera la alcaldesa Adela Román Ocampo, ante la corrupción heredada y el desastre financiero encontrado, y cuyas propiedades del exalcalde no coinciden con sus ingresos como edil, exige para la corriente que encabeza la dirigencia del comité directivo estatal del PRD, para desde ahí proyectarse como candidato a gobernador en el 2021.

“Evodio habla de unidad, en público, pero en los hechos quiere apoderarse del partido. Ésa es su idea, desde que ha estado exigiendo la dirigencia del comité directivo estatal. Quiere el partido por la vía de la presión y el chantaje, para apoderarse de las candidaturas que vienen.

No lo vamos a permitir”, coinciden miembros del comité estatal del PRD. Más aún, señalan, el exalcalde de Acapulco no tiene autoridad moral para convertirse en dirigente del PRD en Guerrero, ni su corriente, Nueva Mayoría, tiene la fuerza suficiente para lograrlo.

Los señalamientos de corrupto, que no se va a poder quitar por más que ande diciendo por el estado que no lo es, sería una mala señal para el partido que requiere de gente honesta y responsable. No le conviene al PRD, dicen en este partido, tener a un dirigente señalado de mañoso y de corrupto.

Y si no le conviene al PRD tenerlo como dirigente, que es lo que quiere de manera inmediata Evodio Velázquez, mucho menos le conviene ese partido si hipotéticamente lo nombraran candidato a gobernador. ¿Quién iba a votar por un corrupto, por un mañoso? La respuesta es: ni los propios perredistas. No obstante, el exalcalde porteño parece no importarle.

Su objetivo es apoderarse del partido, y por supuesto de sus prerrogativas, y claro, las candidaturas a regidores, síndicos, alcaldes, diputados locales y diputados federales, y lo más importante, hacerse de la candidatura a gobernador, desde donde pueden hacerse muchas cosas, lo que se le da muy bien, como le consta a la excandidata Beatriz Mojica Morga.

El objetivo es claro: hacerse de lo más que se pueda, si es que el PRD desaparece de Guerrero para fundar otro partido, como lo pretende Nueva Mayoría, corriente que encabeza en el estado el propio Evodio Velázquez, y a nivel nacional “Los Chuchos”, los mismos que llevaron al sol azteca a la debacle.

En síntesis, el destape del exdiputado Carlos Reyes Torres como aspirante a gobernador del estado por el PRD, apoyado por diversas corrientes al interior de ese partido, entre ellas Democracia Social, encabezada por Raymundo García Gutiérrez, el único diputado federal se ese partido, al haberle ganado a Andrés Manuel López Obrador, y por supuesto, el grupo al que pertenece el exegislador, Alternativa Democrática Guerrerense, es la lucha porque ese partido le siga perteneciendo a los perredistas, y no a “Los Chuchos” que quieren seguirlo mangoneando para llevarse hasta el cesto de basura.

Y EN OTRO ASUNTO, DICE EL DELEGADO de programas federales en Guerrero, dice que hay tiempo para entregar el fertilizante, que porque las lluvias, según las autoridades federales, inician en la primera o segunda semana de julio, es decir, en poco más de un mes, de ahí que no hay razón para que los campesinos se preocupen y se alebresten.

Ah, y que las que han caído hasta ahora en el estado son pequeñas tormentas, pero sólo eso, por lo que no hay razón o motivo para que los productores la hagan de pex, mucho menos los dirigentes de las organizaciones de campesinos que han estado exigiendo que el abono se entregue a la voz de ya.

Así que ya saben cuándo deben sembrar los campesinos sus tierras. Hasta el 15 de julio, pero las lluvias que han caído, son otra cosa. Por cierto, el tal delegado federal, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, no tiene tierra ni en las uñas. Comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

back to top