La corrupción política es el sello de la 4T…

 La corrupción política es el sello de la 4T…
Las Cosas de la Política

Miguel Ángel Hernández Albarrán 

El combate a la corrupción ha sido, es y seguirá siendo un slogan de campaña más que un tema serio para realmente acabar con ella, resulta paradójico que los que dicen combatirla o hasta anuncian que han acabado con ella, piensan que la pueden eliminar de palabra o decreto y no en los hechos, pueden ser menos corruptos, pero son corruptos al fin y al cabo, tanto por presunción como por omisión y comisión. 

En estos tiempos de la 4T la corrupción tiene diferentes mediciones, posiciones, dichos, hechos y presunciones, si bien quien dice combatir la corrupción como norma personal y política pregona a los 4 vientos que ya se acabó e inclusive puede haber la sensación de disminución, la corrupción goza de cabal salud en las acciones de gobierno. 

La corrupción no es nada más el desvío, robo o uso y abuso de recursos del gobierno en cualquiera de sus niveles y estatus, se corrompen los individuos, las instituciones, las religiones, los políticos y hasta a las leyes y sus constituciones, ejemplos hay de sobra, formas y modos de corrupción son muchas y muchos los participantes en la corrupción misma. 

Hay corruptos y corruptores, ¿quién es más dañino?, es debatible, el corrupto y el corruptor siempre se dirán honestos e inocentes, la corrupción no es sinónimo de partidos, clases social, cultural o religiosa, sector poblacional o ideología, la corrupción es personal y en ocasiones grupal. 

Hoy vemos cómo se corrompe la ley y una constitución (estatal o nacional) para atropellar a la democracia o a los ciudadanos y no sólo baste ver el "bonillazo" o lo que en Tabasco ya llaman "ley garrote" y la más preocupante sería la recién aprobada ley de extinción de dominio, la cual puede ser utilizada de manera corrupta y facciosa por el mismo presidente de la República, gobernadores, presidentes municipales y políticos de todo tipo como una herramienta de coerción, venganza y agresión directa a cualquier ciudadano inclusive. 

El señalar y estigmatizar a opositores, adversarios con el adjetivo de corruptos es la ligereza de quien es corrupto por omisión y comisión en sus acciones y señalamientos, el señalar sin actuar bajo el pretexto del borrón y cuenta nueva o promesa de amnistía política, es simplemente una justificación de alguien que trae el sentimiento de perdona vidas y queda expuesto como cómplice y corruptor. 

Tratar de comprar conciencias y voluntades con el pretexto de la política pública que recae en  el populismo demagógico , tiene un nombre y se llama CORRUPCIÓN, el pretender adueñarse del poder absoluto de todas las instancia y poderes por la vía de la ESTIGMATIZACIÓN y la hoguera pública de la presunción de corrupción al señalar sus miembros ya sean de organismos no gubernamentales, integrantes del poder judicial, del legislativo o a cualquier individuo que no comulgue con quien detenta el poder lo hace corrupto. 

El debate en contra de los medios o contra quienes expresamos opiniones diferentes (y me refiero a todos, sin distingo de profesión o nivel social, económico y político) nos pone a en la disyuntiva de la calificación y la presunción de quien decide y señala a su antojo y adjetiviza tratando de marcarte como él prefiere, solo nos da la certeza de que… LA CORRUPCIÓN POLÍTICA ES EL SELLO DE LA 4T! 

back to top