RECUENTO DE LA INFAMIA

RECUENTO DE LA INFAMIA

MIRADA INTERIOR

Isaías Alanís

Tener memoria histórica puede resultar peligroso en este México herido de muerte que desde el siglo pasado, comienza una hégira hacia la disolución del estado creado bajo los hombros del partido emanado de la revolución y que sufrió un cambio de rumbo drástico de Salinas a Peña Nieto, en ese lapso, hundieron al país en la más terrible corrupción, salvajismo, violencia, desmantelamiento del estado y la venta de la riqueza de México y las propias instituciones creadas; PEMEX, IMSS, ISSSTE, DM Nacional, Sistema de Salud, que la 4T tiene como objetivo regresarles su vocación social y de atención.

 

El México de la infamia es tan grande como sus pueblos originarios desplazados, marginados, en total pobreza y abandono, la otra la podríamos comenzar con la matanza de Rubén Jaramillo y su familia, de los copreros en Guerrero y la guerra sucia. El México de octubre del sesenta y ocho, al 10 de junio. El México de las privatizaciones, del error de diciembre, el México de “defenderé al peso como un perro”, de la venta de para estatales, bancos, Canal trece, el México de pobreza extrema. El México de violencia imparable. El México de la corrupción, saqueo sistemático de los fondos nacionales.

El México de la matanza del 68 y del Jueves de Corpus, la robadera de costas mexicanas de Luis Echeverría, los enredos místicos de López Portillo émulo desfasado de Quetzalcóatl, la blandura del gobierno de Miguel de la Madrid y el inicio de la venta de México que culmina con Carlos Salinas y su inauditable Programa Solidaridad y el abortado inicio de una dictadura con el Movimiento Popular Territorial cuyo objetivo era desaparecer al PRI y sus sectores. El México del “rescate bancario” a costa de la pobreza de los mexicanos. El México del mal llamado error de diciembre entre la pareja Salinas-Zedillo, el magnicidio de Colosio, de José Francisco Ruiz Massieu, el Fobaproa, el desliz del peso y la baja de México en mercados internacionales, nacionales y el crecimiento apoteótico de la deuda y el surgimiento del Ejercito Zapatista. Las infamias de Acteal, Atenco, Aguas Blancas, Tlatlaya que culminarían con el cese del mexican moment con la matanza de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y la masacre de Nochixtlán.

 

En otro carril, el enriquecimiento de Fox y familia, de Calderdrunk e Hildebrando Company de Margarita Zavala, y con EPN; Odebrech, la casa Blanca, Oceanografía, la estafa maestra. El México de los 24 gobernadores y su corrupción impresionante e inadmisible, la verdad histórica y una sarta de mentiras manipuladas desde los medios de comunicación pagados, y la corrupción político-empresarial al activar mecanismos para la evasión de impuestos equivalente a miles de millones de pesos.

El México de los feminicidios, la violencia delincuencial que no va parar con la cadena perpetua del Chapo en los EEUU, la Guardia Nacional y la lasitud de Jueces, magistrados y Ministros de la Suprema Corte acostumbrados a servir al poder.

El México del paso exprés de Cuernavaca, alter ego del sexenio de la corrupción en la construcción de carreteras y un recuento de la infamia que a paso lento el gobierno de la 4T, entre tropiezos legales e incapacidad operativa, ha colocado al país en el vertedero de la angustia o la esperanza, si no se operan acciones impactantes y se juzgue a los que han esquilmado al país y producido millones de pobres. El México del ataque a blancos seleccionados como Lidya Cacho de gran impacto mediático para entorpecer las labores de limpieza profunda intentadas por el actual gobierno.

Y en este recuento todavía mínimo, los recursos del ahorro de los trabajadores en manos de la Administración de Fondos para el Retiro (Afore), son utilizados en inversiones de la iniciativa privada que las quiebran para quedarse con el ahorro de millones de mexicanos que aportan sin saber, uno de cada tres pesos que equivale a miles de millones de pesos. Este es el México de la infamia, de la impunidad y del cinismo. Un ejemplo, se invirtieron “500 millones de dólares en la perforadora Oro Negro con del dinero de trabajadores que Sura y Citibanamex invirtieron en un CKD expedido por Axis Capital, propiedad de Gonzalo Gil White, hijo del ex secretario de Hacienda Francisco Gil Díaz”, (La Jornada/20/7/19), declarada recientemente en quiebra. Le siguen, XXI Banorte, Aeropuerto de Texcoco, Inbursa, Profuturo y un extenso etcétera.

No hartos con saquear las arcas nacionales, se dedican a endeudar al país e invertir con dinero de los trabajadores. Este es el México de primero los amigos y después el pueblo. El México de la impunidad, el México del reinado de la delincuencia de cuello blanco y los narcopolíticos. El México de los desaparecidos, de las cientos de fosas clandestinas. El México en crisis por derechos humanos. El México del ecocidio permanente con Minera México y otro largo etcétera. El México de la incomprensión social que no para la termoeléctrica de Huexca. El México de todos los días, la Suave patria convertida en escombros, en gotas de sangre derramada día a día. El México que mata a sus periodistas: de Manuel Buendía Tellezgirón ultimado el 30 de mayo de 1984 a Santiago Barroso asesinado el 16 de marzo de 2019, suman cientos las mujeres y hombres ejecutados y en la mayoría de los casos, nunca se detiene al o los culpables.

Este es el México de la infamia, el que le salva el pellejo a sus cómplices, amigos, familiares en negocios turbios. El México de la infamia de los tres partidos encubridores y rapaces. Este es el México que nos han heredado, intentar un recuento de la infamia, es necesario y urgente para cualquier mexicano orgulloso de serlo, de vivir en un país inmensamente rico, prodigioso, pletórico de culturas y manifestaciones artísticas, con grandes científicos, mujeres y hombres de la calle que tienen memoria histórica y aman a México y están dispuestos a transformarlo.

¿la 4T borrará del mapa este pequeño recuento de la infamia, o creará otra?

 

 

 

 

back to top