Medir el bienestar

Medir el bienestar

Políticamente Incorrecto
Roberto Camps

La provocación del Presidente para dimensionar el bienestar de la población con indicadores distintos al Producto Interno Bruto (PIB) tiene razón de ser, porque esa cifra no da una medida de la distribución de la riqueza, uno de los principales retos que ha asumido Andrés Manuel López Obrador.

Pero no basta tener el diagnóstico del país, la tarea de impulsar es muy compleja, por eso, tampoco me parece afortunado descalificar las opiniones de los expertos, del Fondo Monetario
Internacional y las agencias calificadoras. No tiene sentido encerrar al país en una esfera de cristal, en un mundo de comercio global, y pretender reescribir sobre bases inciertas la reglas del juego en este escenario puede tener consecuencias desastrosas para el país.

Reducir la brecha de la desigualdad, mover a la alza indicadores como salud (esperanza de vida), ingresos y educación, ha sido durante décadas, el reto del Estado mexicano y pese a avances, una asignatura no resuelta por gobiernos de todas la siglas políticas. En ese sentido, es notorio el esfuerzo que el presidente hace para que la riqueza se distribuya de manera más equitativa.

Pero algo no funciona en su ecuación cuando se reducen las expectativas de crecimiento. Basta hacer una revisión a las secciones de economía de la prensa nacional durante los últimos meses, para confirmar la contracción de nuestra economía en diversos órdenes.

Para distribuir la riqueza, primero hay que crearla, y no solo en las fronteras Norte y Sur como plantea el presidente López Obrador, por eso, me parece riesgosa su determinación de cancelar las Zonas Económicas Especiales, Guerrero, es pasto seco que puede incendiarse. Pero también puede ser un ejemplo de éxito.

Para una sociedad proclive a la movilización como la de Guerrero, tener conciencia de que hay mejoría es una válvula de escape a la inconformidad.

Llama la atención el cese del secretario técnico de Consejo Nacional de la Política de Desarrollo Social, Gonzalo Hernández Licona, luego de que éste denunciara la asfixia presupuestal del organismo. Coincido con las voces que se levantan en el sentido de que se debe fortalecer el organismo, darle suficiencia presupuestal y mayor autonomía.

back to top