Normalistas atacan zona militar y golpean a funcionario

Normalistas atacan zona militar y golpean a funcionario

SNI, Chilpancingo, 14 de diciembre.- En la reactivación de las acciones encaminadas a reclamar la presentación con vida de los 43 jóvenes desaparecidos la noche del 26 de septiembre de 2014 en Iguala de la Independencia, estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa tomaron los módulos de cobro de la caseta de peaje de Palo Blanco, en la Autopista del Sol, golpearon a un funcionario de la Secretaría General de Gobierno y lanzaron bombas molotov contra las instalaciones de la 35 Zona Militar.

Inicialmente se tenía considerado que los Normalistas y padres de los 43 viajaran hacia Iguala de la Independencia para manifestarse frente al 27 Batallón de Infantería, sin embargo, una fuga de información propició que en dicha ciudad se estableciera un dispositivo de seguridad en torno al cuartel militar.

Informados de que eran esperados en Iguala, padres y estudiantes optaron por dirigirse a Chilpancingo alrededor de las 10:00 horas, haciendo presencia de manera inicial en el punto conocido como Tierras Prietas, en la entrada norte de Chilpancingo.

Estuvieron por espacio de media hora, posteriormente se retiraron sin que se generara ningún incidente.

Para las 13:00 horas volvieron a la capital del estado por el lado norte, atravesaron la ciudad y se dirigieron hacia la caseta de peaje de Palo Blanco, en la Autopista del Sol, en donde se apoderaron de los módulos de cobro para permitir el paso libre a los automovilistas.

Después de quince minutos, mandos de la Policía Federal (PF) y funcionarios de la Secretaría General de Gobierno, entre ellos el asesor Jorge Miranda Huesca se acercaron a dialogar con los representantes.

Llegaron al acuerdo de que se retirarían rápidamente, los de la PF se retiraron de mala gana y dejaron en medio de padres y estudiantes al asesor Miranda Huesca.

Los manifestantes cercaron al funcionario, le dijeron que lo retendrían hasta que aparecieran los jóvenes que se llevaron de Iguala la noche del 26 de septiembre, el enviado del gobierno estatal se echó para atrás, trató de buscar una salida y pareció dar un manotazo contra una madre de familia.

Eso molestó a los padres y normalistas, comenzó una persecución muy breve, le propinaron varios golpes y Miranda Huesca terminó en el asfalto, al pie de uno de los autobuses en que llegaron los manifestantes.

Para evitar que la agresión escalara, el funcionario optó por quedarse quieto algunos segundos, entonces un padre amagó con aplicarle una descarga eléctrica con un aparato de los que utilizan trabajadores de seguridad privada, lo que asustó a Miranda.

La intervención del abogado Vidulfo Rosales Sierra, así como del presidente de la Sociedad de Alumnos evitó que las cosas pasaran a mayores.

 

El ataque a la 35 Zona Militar

 

Aproximadamente a las 14:45, el contingente despejó la caseta de cobro, abordó sus autobuses y se retiró con dirección hacia Chilpancingo.

Llegaron a la entrada de la 35 Zona Militar, sobre los carriles sur-norte del bulevar Vicente Guerrero alrededor de las 15:05 y de inmediato descendieron para lanzar bombas molotov, petardos y piedras.

Mientras un grupo atacaba, otro pintaba en las paredes de piedra la leyenda "Alejandro Saavedra asesino", en referencia al ex comandante de la IX región militar, quien estaba al frente del 27 batallón la noche del 26 de septiembre de 2014, en Iguala.

De manera desesperada, los militares que resguardaban la puerta principal intentaron cerrarla completamente, sin embargo nunca lo consiguieron.

La acometida duró aproximadamente tres minutos, los soldados no devolvieron ninguno de los proyectiles.

Cuando en el interior comenzaron a sonar las trompetas de la banda de guerra, los estudiantes decidieron regresar a sus autobuses, para iniciar la retirada y volver a su plantel, en la cabecera municipal de Tixtla.

back to top